El TODO es más importante que la SUMA de las partes.

Descargar el libro en pdf aquí

Portada ebook.

Este material no tiene ningún costo. Al final de ésta página, abajo puse un botón de “DONAR” por si tienes la posibilidad de colaborar conmigo.
Gracias!!!
Javier.

Deja un comentario.

Neuronas espejo y aprendizaje.


Se han preguntado alguna vez, ¿por qué cuando ven a una persona sufrir un golpe fuerte, o una caída estrepitosa, o simplemente esté triste o llorando, es como si el dolor fuera de uno mismo también? Si esto te ocurre es porque el cerebro está activando zonas cerebrales que contienen unas neuronas especiales llamadas neuronas espejo.

En el campo de las neurociencias se cree que el descubrimiento de estas neuronas espejo, fue un avance importante, ya que cumple la función estructural del cerebro social, cual es la empatía (capacidad de entender y comprender las emociones y sentimientos de los demás), y las habilidades sociales de comunicación e interacción con otro individuo.
Huelga demás decir la utilidad y la importancia de estas neuronas en el campo del aprendizaje y el lenguaje.

Giacomo Rizzolatti, Neurobiólogo italiano.

¿Quién lo descubrió y cuál es la función principal y preponderante en el aprendizaje?

En el año 1996 un destacado neurobiólogo y difundidor científico, Giacomo Rizzolatti, estando en su laboratorio, en la Universidad de Parma, Italia, estudiando el comportamiento de unos primates, con los movimientos de las manos de estos monos, que se encontraban en compañía de otros de su misma especie.

Avanzando en las investigaciones, este investigador junto a sus colaboradores descubrieron que también en el cerebro humano existen neuronas que imitan el comportamiento del otro ser humano, simplemente observando o sintiendo la acción del otro.

La presencia en el cerebro humano de estas neuronas, cobró importancia y las descubrieron al realizar técnicas magnetoencefalográficas, que consisten en estimulaciones magnéticas del cerebro que se visualizan en imágenes de la zona prefrontal dorso lateral izquierda, (cerca de la sien) muy cerca del área de broca y en el lóbulo parietal, motora-sensitiva (parte de arriba y centro de la cabeza)

Su importancia en el lenguaje.

Área de Broca


El lenguaje es uno de las funciones más complejas del cerebro, científicos descubrieron que el proceso de aprendizaje del lenguaje de niños lo hacen en mayor parte, gracias a las neuronas espejos.

Según el comportamiento gestual del ser humano a la hora de hablar y comunicarse con otro, lo que hace el niño es mirar e imitar la conducta gestual y asociadas con las neuronas del habla ubicadas en el área de Broca, justamente encargadas de las funciones del habla en conjunción con estas neuronas espejo.

Aprendizaje activo y colaborativo.

Las nuevas y modernas teorías del aprendizaje activo, que se dispersan en la Psicopedagogía activa, en la cual se insiste en los docentes de enseñar con técnicas pedagógicas centradas en el alumno como sujeto principal del aprendizaje.

Estas teorías demuestran que el aprendizaje de niños y jóvenes son más significativas cuando el alumno participa activamente, creando y desarrollando sus propios conocimientos, en interacción con sus compañeros de clases, motivándolos e incentivándolos a trabajar en equipos colaborativamente, con la guía e intervención correctiva del docente, inspirando al alumno a trabajar en los conocimientos previos en asociación y acomodación con aprendizajes nuevos.
*F.j.s.r.

Deja un comentario.

La Paradoja de James Hunter.

En el día del libro qué mejor oportunidad para regalar un texto que nos enseñe el camino a recorrer para llegar a ser un mejor líder desde el punto en el mundo que nos toque que nos toque interactuar en este mundo.

Descargar
La Paradoja de James Hunter,

Deja un comentario.

Descubrir el Asperger pdf

Descargar el libro Aquí

Descubrir el ASPERGER

RECORDATORIO: Esta obra está sometida a una licencia de Creative Commons.(Distribución libre y gratuíta)

FRAGMENTO DEL LIBRO.

Hans Asperger

“En la misma época en que Leo Kanner visitaba a sus pacientes en el Johns Hopkins y publicaba su artículo, un pediatra también austríaco, Hans Asperger, que había obtenido el doctorado en medicina en la Universidad de Viena en el año 1931, estaba trabajando en el hospital infantil universitario de esta ciudad. Aunque según parece ni Kanner ni Asperger no tenían ningún conocimiento de los trabajos del otro, sus investigaciones mantienen muchos paralelismos, por ejemplo el uso común de la palabra autismo. Asperger, después de tratar a un elevado número de niños que presentaban ciertas alteraciones de personalidad, detectó en ellos unos rasgos comunes que expuso en su trabajo “Die Autistischen Psychopathen im Kindesalter” (Psicopatía autística en la infancia), publicado el 1944.

Asperger explica que escogió la etiqueta autística para definir lo que él considera que es el trastorno básico que genera la estructura de personalidad de estos niños. Elogia a Bleuler por haber creado este término para denominar uno de los síntomas de la esquizofrenia, y justifica su utilización, y la razón por la que el autismo de Asperger es diferente del que padecen los esquizofrénicos. Ambos autismos pierden el contacto con el mundo exterior, pero mientras que en el esquizofrénico el paciente parte de un estado normal y va aumentando su aislamiento, los niños observados por Asperger nacen ya con este aislamiento. Asperger dice que “desde el segundo año de edad encontramos ya los rasgos característicos que permanecen de manera constante e inconfundible a lo largo de toda la vida”. Lo único que cambiará es la manera como estos problemas se manifestarán: en la escuela, la adolescencia, el trabajo, la vida conyugal. Otra diferencia es que en estos niños no se observa la desintegración de la personalidad que se manifiesta en la esquizofrenia”

*js.

Deja un comentario.

Véncete a ti mismo y conquistarás al mundo de tus sueños.

Trepa el muro del miedo que te impide a ver la belleza de tus sueños.

El mundo es dinámico y debemos movernos, todo es movimiento y todo es vibración.
Si quieres triunfar en la vida salta de tu asiento y grita soy un ganador. Y corre a conquistar tus sueños. Véncete a ti mismo y conquistarás al mundo. Trepa el muro del miedo que te impide a ver la belleza de tus sueños.

No te preocupes si tienes miedo, ese no es el problema, todos tenemos miedo, el siguiente paso está en vencer ese miedo, ese es el objetivo.

Tenemos miedo a:
• hablar a esa chica/chico que te gusta.
• pedir aumento a tu jefe/jefa.
• invertir en aquel negocio de tus sueños.
• perder tus ahorros.
• a la soledad..
• a..a..a..
El miedo.

El miedo es una función básica y primitiva del cerebro. El hombre primitivo necesitaba del miedo como elemento de defensa, porque cuando salía de caza, el miedo era una forma de alertarle la presencia de una bestia o de un enemigo. Primero tenemos miedo, y luego pensamos por qué tenemos miedo.

Déja de escuchar la vocecita de tu cerebro que te frena hacia el sendero del éxito. El mundo se hizo de un grano de arena y mira lo viejo y destruido que ya está pero en fin. Mundo fue, es y será siempre.

La vida es una constante batalla.

La vida es una constante batalla, con uno mismo primero, y con el semejante después, y es lo que más cuesta. Nos autoflagelamos, nos autocastigamos a nosotros mismos. Cree n ti mismo. Punto y aparte.

Si pierdes una batalla, relámete las heridas, levántate, afila tus armas y vuelve a pelear.

No cambies de objetivo, cambia de estrategia, remodela tu plan y vencerás. Una vez que lo hagas nunca fracasarás, aunque fracases, ya nunca serás igual, porque te has vencido a ti mismo, porque te animaste a hacerlo y ahí ya ganaste. Porque pudiste vencerte a ti mismo. Y eso es una gran victoria. El resto vendrá sólo.

Todos somos UNO, pero cada uno es ÚNICO.

Recuerda siempre esto.

Eres un ser único, fuiste creado sin copia, en un mapa genético único, e irrepetible, nadie hace lo que tú haces, de la misma forma que tú, tal vez todos hagan las mismas actividades que tú pero nadie lo hará igualito que tú.

Hay millones de personas que escriben en el mundo, unos escriben bien otros escriben mal, pero nadie podrá escribir de la forma que lo hago yo, Eres docente –escucha- nadie enseña como vos. Eres único/única.

Tu intuición.

Es tu mejor arma, es la linterna que te alumbra en la noche. Te estira de la mano y te acompaña. Escucha a los demás, agradece sus consejos pero haz exactamente lo que tu intuición y tu corazón te dice. Eres amo de tu destino, eres capitán de tu alma.

Tu pasión

Es tu combustible, persigue incansablemente aquello que te apasiona, te quita el sueño y te roba las horas y minutos y no te das cuenta de ello. No importa que las condiciones actuales no se den, el tiempo se presenta en fracciones, pequeños y largos pasos.

No importe el tiempo que se tarde en llegar, lo que es para ti, vendrá por ti y tu correrás a su encuentro. Lo que buscas te está buscando a ti. Mantén los ojos bien abierto. Y lo lograrás.

Cuando llegues a la cima, ayuda a otros a llegar, y enséñale el camino, no te guardes para ti el secreto, tu alma no te va perdonar. Muestra a otras personas cómo hiciste para llegar y ayuda siempre, ahí está la verdadera felicidad.

*js.

Deja un comentario.

El escritorio de Mark Zuckerberg.


El joven multimillonario uno de los fundadores de Facebook (2007) muestra una inusual sencillez desde la forma de vestir hasta el lugar donde trabaja.

Transmisión en directodo de las instalaciones de Facebook.

En la primera transmisión en vivo de Facebook (una aplicación de la red social que permite grabar y transmitir al instante un video) realizado en la primera semana de septiembre de 2015, mostró sorprendentemete que el edificio de las instalaciones de Facebook, ubicado en Menrlo Park California, EEUU, NO tiene paredes de divisorias entre oficinas. Si. Es un gigantesco espacio donde todos se ven trabajando y compartiendo.

La sencillez, que resalta en Mark Zuckerberg.

Pero eso no es nada. Incluso la oficina del propio presidente y mayor accionista de la red social Mark Zuckerberg, brilla por su inusual sencillez.

Con una computadora portátil y unos libros apilonados forma parte de sus elementos de trabajo.

Su espacio de trabajo encuentra ubicado cerca de los demás escritorios como cualquiera de ellos.

Cerca de su escritorio se encuentra la sala de reuniones donde él está casi en forma permanente. Es la única dependencia del edificio que cuenta con divisoria, pero tiene vidrios transparentes, “es para que todos puedan ver lo que estamos haciendo” -transparencia y coherencia-.

Mark Zuckerberg, joven de 32 años, que estando en la universidad de Hardvard, en compañía de otros compañeros, lanzaron la red social más importante de la actualidad, que hasta ahora ha llegado a más de 2 mil millones de usuarios. Impresionante ¿no?

El joven con su popular camiseta gris, comparte la mayor parte con sus compañeros de trabajo ingeniado ideas para que más personas interactúen acortando distancias y derribando muros.
*js.

Deja un comentario.

El conectivismo, una nueva teoría del aprendizaje, a la vuelta de la esquina.


A modo de introducción.

A finales del año 2015 y principios del año 2016, saltó la noticia, de que en el mundo la cantidad de habitantes ya fue igualada por la misma cantidad de usuarios de telefonía celular. Más de 7.300 millones de personas tenían un celular o un sistema de comunicación vía telefonía portátil.

El sistema de mensajería instantánea Whatsapp cerró el año 2016 con más de mil millones de usuarios en el mundo, (uno de cada 7 seres humanos utiliza la aplicación Whatsapp en el mundo. Al día se envían 42 mil millones de mensajes y mil millones de fotos son enviadas en un sólo día.

Los creadores de Whatsapp.

Jan Koum un joven ucraniano pobre de 16 años, junto a su madre, decidieron abandonar Kiev la capital de Ucrania para probar destinos mejores en EEUU. Al principio les fue muy mal, la mamá tuvo que ganarse unos dólares como niñera, mientras Koum se ganaba unos centavos de dólares limpiando una tienda de comestibles en California, y comiendo de los bonos alimentarios dados por el estado.

Con sus ahorros, Jan Koum, aprendió informática, comprando en una tienda de libros usados y después con mucho esfuerzo pudo conseguir estudiar en una universidad en Silicon Valley.

Allí conoció a otro joven emprendedor pero con más experiencia, Brian Acton, un estadounidense, su futuro socio, con el tiempo crearon una pequeña aplicación de mensajería instantánea para teléfonos celulares al que le llamaron Whatsapp, literalmente significa: (¿Qué pasa?, ¿Qué hay de nuevo?.

Un tiempo atrás pidieron ingresar a trabajar en la multinacional y líder de las redes sociales, Facebook, cuyo pedido fue denegado. Pero como reza la letra de una canción de Ricardo Arjona: “…mirá si es grande el destino y esta ciudad es chica..”, el 19 de febrero de 2014, Jan Koum y Briam Acton vendieron Whatsapp a Mack Zuckerberg el dueño de Facebook, por la friolera suma de 19 mil millones de dólares.

Un paseo rápido por algunas teorías del aprendizaje.

El conductismo: (James Watson, Ivan Pavlov, Burrhus Frederick Skinner)

La idea central de la teoría conductista del aprendizaje consistía en la conducta observable y cuya conducta era modificada o aprendida con la famosa regla de E-R (estímulo – respuesta). Un estímulo condicionaba una respuesta o una acción para aprender. La mente considerada como una caja negra.

El cognitivismo: (Jeromé Bruner, Robert Gagné, Erick Erickson)

La conducta observable y la campanita de Pavlov quedaron atrás y nace una nueva teoría que levanta polvo y escandaliza al mundo. Diciendo que el cerebro es el principal actor del aprendizaje articulando elementos de la cognición (cognitio, cognocere, igual a saber) y que el aprendizaje y los nuevos conocimientos se desarrollaban con procesos de adquirir, procesar y almacenar información, para luego guardarla para su posterior evocación. (Teoría computacuonal).

Con la ayuda de la memoria, nace la trilogía (percepción, procesamiento y memoria) y el producto es un razonamiento lógico. Con esto se da pie al nacimiento de las neurociencias actual.

El constructivismo: (Jean Piaget, Lev Vigotsky, David Ausubel)

La adquisición del conocimiento es un proceso activo interno llevado a cabo por el sujeto del aprendizaje, que al trascurrir por ciertos estadios del desarrollo humano, va construyendo sus propios aprendizajes con la ayuda del entorno social en el que interactúa. (Jean Piaget).

El psicólogo bielorruso, Lev Vigotsky aporta lo suyo siguiendo la teoría constructivista anterior, pero contradiciendo a Piaget diciendo que el proceso es mucho más complicado y que para eso se utilizan intrincados procesos superiores del cerebro y que socio históricamente va construyendo el saber que proviene de la colaboración de un compañero u adulto con más conocimiento y más experiencia e introduce la teoría de la distancia real y próxima que separa a la capacidad del ser humano en alcanzar el conocimiento (ZDP, zona de desarrollo próximo).

Un nuevo paradigma del aprendizaje se asoma.

El conectivismo, el viento fuerte que sopla por encima de las teorías del aprendizaje anteriores.
La comunicación humana y las fuentes de informaciones cambiaron bruscamente, el advenimiento de las super computadoras en los principios del 70 y 80 y el nacimiento de la era de internet en la década prodigiosa de los 90’s, patearon definitivamente el tablero de las teorías rígidas del aprendizaje.

Encontramos al mundo al alcance de las manos, al dar un click en un enlace en internet. Ya no era la época en que formábamos filas en las bibliotecas públicas para poder adquirir información. Sólo es cuestión de entrar en una barra larga de Dios llamado Google y te resuelve en forma rápida tu drama existencial.
Parece una broma pero hay investigaciones que dicen que una persona puede pasarse más de 35 minutos conectados a un celular o un computador interactuando con el mundo.

Aprendizajes ubícuos y colaborativos con dispositivos móviles.

Antes se obligaban a los niños a leer, ahora lo hacen: niños, jóvenes y adultos, desde sus celulares y leen con pasión y devoción. Leemos todo el tiempo, en las redes sociales, en los grupos de Whatsapp, mal por mal pero lectura al fin.

Se aprende desde el lugar en que uno está: en el bus, en el baño, en la fila del banco, bajo un frondoso árbol de la plaza tirado en el pasto. Desde cualquier dispositivo móvil que tenga conexión a internet que uno lo puede comprar desde 1.000 guaraníes (0,4 centavo de dólar) por cierto el más caro de la región.

Se puede aprender en colaboración con otros compañeros con la dirección de un maestro, todos incluidos en una grupo, sean estos de redes sociales como: Facebook, Whatsapp, Google+ y otros.

¿Qué es el conectivismo?

Es una nuevo paradigma del aprendizaje que consiste en adquirir conocimientos y conjunto de informaciones desde cualquier dispositivo estático o móvil con una capacidad de conectividad a Internet desde cualquier punto del planeta.

Uno se sus mentores es Stephen Downes, un investigador y científico informático canadiense que viene hablando de aprendizajes en líneas desde la década de los 90’s.

La forma de aprender ya no es la misma, los adelantos en la ciencia, y por sobre todo el advenimiento de internet y su expansión masiva, ha dado a nacer nuevas formas de conectarse con otras personas ubicadas a miles de kilómetros de distancia en cuestiones de segundos.

La integración efectiva a una red gigante de superconectados, en las intrincadas redes de internet, en donde voluntariamente uno elige el ambiente en donde va a interactuar y elige la calidad y cantidad de información a adquirir como plataforma de aprendizajes ubicuos.

Un cúmulo de informaciones recorren a la velocidad de la luz, con un carácter hiperdinámicos y actualizados constantemente. El aprendizaje ocurre en forma masiva en cualquier momento y cualquier lugar, y a sólo un click de distancia.

Mientras las pujas siguen entre el papel insustituible, y el satanizado ambiente digital, el aprendizaje llega a cada niño a cada joven, y estos aprenden más en las redes sociales que en los cuatro muros de una escuela o colegio, mientras caritas soñolientas ingresan a sus pupitres, estos no ven la hora de llegar a sus casas y prender una tv o un computador para ver su página de juegos, o webs de aprendizajes on line para aprender divirtiéndose.

Estos nuevos paradigmas no quieren sustituir a los papeles ni a las aulas presenciales pero son alternativas que vienen a pasos agigantados,muchas veces lo queremos negar y están a la vuelta de la esquina.
Gracias por tu tiempo, hasta un nuevo post.
*js.

Deja un comentario.

El vínculo pedagógico entre sujeto de aprendizaje y el educador en los nuevos escenarios.

El centro y el objetivo principal en la educación sistemática es y debe ser siempre el sujeto que aprende.

Para un aprendizaje significativo, dinámico y útil es muy importante el vínculo pedagógico sano entre docente y alumno. La transferencia educativa debería de ser un placer diario en las aulas. Como diría Sara Paín: “La función de la educación puede ser enajenante o liberadora” Por ver más niños felices y un mundo más equilibrado , bregamos por lo último.

Hoy tengo el honor de tener como colaboradora del blog a Verónica Noemí Aranguez, una docente soñadora como muchas y muchos otros docentes, que quieren una educación mejor y más sensible y digno de todo ser, que busca su autorrealización como persona.

Infinitas gracias a Verónica por permitirme publicar su hermoso trabajo.
Que lo disfruten!!

“El vínculo pedagógico entre sujeto de aprendizaje y el educador en los nuevos escenarios”.

Por Verónica Noemí Aranguez.

Resumen

El presente escrito constituye un ensayo originado en el proceso de análisis de los datos de diferentes corrientes sobre la investigación realizada en los nuevos escenarios socioeducativos y los vínculos que se desarrollan en el ámbito escolar.

Se toman dos categorías emergentes. Sujeto de aprendizaje y educador en el vínculo pedagógico, dimensiones que se funden en una relación dialéctica caracterizado por la complejidad educativa y considerando la particularidad de cada sujeto y el contexto donde se desarrollan.

La mirada que los educadores refieren en su quehacer y los sujetos de aprendizaje, nos permite comprender la importancia de estas relaciones, dado que construyen la relación del sujeto consigo mismo y condicionan el vínculo con el saber.

Palabras claves: sujeto de aprendizaje, educador y su rol, vínculos, escuela.

A modo de Introducción.

El análisis de la problemática de la educación no es fácil de abordar; la educación se encuentra atravesada por múltiples contradicciones, y paradojas que se fueron construyendo a lo largo de la historia. En este informe se pretende analizar y hacer una crítica desde las distintas corrientes estudiadas teniendo en cuenta que la educación es una tarea que implica a la formación del sujeto, la organización de la sociedad y el desarrollo de la cultura.

El problema a abordar será el siguiente: “El vínculo pedagógico entre sujeto de aprendizaje y el educador en los nuevos escenarios”.

Se plantea como hipótesis, “Los vínculos entre educando y educador pueden influir en el aprendizaje positiva o negativamente, en la escuela de los nuevos escenarios”.

Las siguientes preguntas pretenden servir de guía para elaborar la temática: ¿Quién es el sujeto de educación? ¿Quién es el educador? ¿Cuál es su función? ¿Por qué es importante el vínculo que se desarrolla entre educador y sujeto de aprendizaje? ¿En qué lo influye? ¿En qué cambió la forma de vinculación que se daba en las escuelas tradicionales y las actuales? ¿Cuáles son los fenómenos del fracaso escolar? ¿Desde qué teorías se puede dar explicación y/o fundamentación sobre las formas de vincularse con el otro? ¿Cómo influye el contexto donde vive el sujeto de aprendizaje y el educador y qué valores plasma la escuela en los nuevos escenarios?

Para resolver estas preguntas se tiene en cuenta que la educación es una tarea con tres implicaciones importantes: la formación del sujeto, la organización de una sociedad y el desarrollo de una cultura. En este sentido es que se analizan los aportes de las corrientes pedagógicas y sus limitaciones.

Desarrollo

La educación, según Cerletti (2008) es una estructura compleja de repetición que cumple funciones tanto de objetivación como de subjetivación. Es decir, naturaliza lo que hay definiendo lo que es posible y permitido y (re) produce conciencia de ello y de lo que cada uno es a partir de ello. En esta práctica compleja se involucran sujetos sociales que participan de la situación educativa, en donde los educadores ponen en acción dispositivos que les permiten incidir sobre los educandos (otros) en un proceso de subjetivación.

Parafraseando a Puiggrós, la práctica educativa se constituye a partir de la mediación de unos sujetos con otros. Esta mediación adquiere diferentes modalidades que tienen que ver con las características particulares de cada sujeto y de las situaciones contextuales en las cuales se desenvuelven. A esta relación mediada se la denomina “sujeto pedagógico”.

¿Quién es el sujeto pedagógico?

Un sujeto de educación es un sujeto que aprende, es alguien en proceso de humanización, colocado en posición de recibir un legado, de acceder a la transmisión de aquello que la humanidad ha sido capaz de construir históricamente y que le ha valido a la humanidad misma. Un sujeto de educación es una cría humana, que necesita educación, de la transmisión, para acceder al estatus del sujeto humano (Martinis: 2006).

Si hacemos un recorrido histórico, diríamos sobre la noción de sujeto de educación, por ejemplo, para Marx (1845), se constituye en las prácticas educativas, como un sujeto activo que se apropia de un contenido en la medida que lo construye: en esa práctica se conforma como sujeto y así mismo se conforma su objeto de conocimiento.

Gramsci (1929-37), el sujeto es educado en la medida que incorpora a su conciencia un nuevo elemento: lo espontáneo. El intelectual sabe pero no siente, las masas sienten pero no saben, en el intercambio educativo se sintetizan ambos componentes arrojando como resultado que tanto los intelectuales como las masas comprenden: el sujeto de educación se constituye al mismo tiempo como sujeto educador.

Para Althusser (1969-70), el sujeto de educación se constituye en relación a la interpelación. Es decir, el sujeto está inmerso en la práctica ideológica y está ya predispuesto, inclusive desde antes del nacimiento, al sometimiento de la ideología. Y para Puiggrós, el sujeto pedagógico es aquella relación entre educador y educando, al producto de la vinculación entre los complejos sujetos sociales que ingresan a las situaciones educativas (…) El sujeto pedagógico que constituye será para los resultados del proceso educativo. (Puiggrós: 2006: 30).

El sujeto pedagógico distingue dos componentes en la relación educativa: un sujeto que aprende y un sujeto que enseña.

En nuestro país, el sujeto pedagógico moderno, carga con la especificidad de los procesos nacionales, al mismo tiempo que se encuentra cruzado por los inconvenientes económicos, sociales y políticos, no obstante lo penetran las nuevas tecnologías, los rituales ancestrales, la tiza y las normas de disciplina impuestas, estas últimas, desde la modernidad.

Ante esta diversidad de situaciones que influye contextualmente al sujeto que aprende y que enseña, la escuela tiende a homogenizar; sigue con la visión clásica cuya función era unificar, integrar social y culturalmente.

Pero lo que hoy se ven son individuos heterogéneos y la institución educativa lo que hace es un todo unificado. Se puede ver claramente a la hora de formar, en los recreos, la posición de los bancos en el aula, a determinar grupos de acuerdo a su conducta, edad, y la forma cómo se agrupan; son sujetos normalizados de acuerdo a lo visible. Lo invisible, su carga originaria, su cultura, sus habilidades, sus saberes, aquellos que traen queda excluido, y a veces ciertas acciones conllevan al sujeto que aprende, a fracasar.

Badiou menciona a la multiplicidad. La escuela es una multiplicidad, es lo que hay, y dentro de ella se dan múltiples relaciones que son complejas y contradictorias. En una escuela vista como multiplicidad no se parte de unos individuos (unidades) sino que se los integra. Se parte de las multiplicidades, de las relaciones sociales, culturales, ideológicas, cognitivas, afectivas, etc., que no son estables y se enfrentan a la cotidianeidad.

¿Quién es el educador?

Pensar en el sujeto que aprende en la institución educativa, nos lleva a ver, y reveer quién enseña, cuál es su función, cuál es la importancia de vínculo entre el que aprende (alumno) y el que enseña (maestro); entre ellos hay algo que enseñar y aprender (conocimientos, valores, etc.), creando la situación educativa. Las relaciones que se establecen entre estos componentes dependen de ellos y de la situación socio-histórica y cultural en la que la situación educativa tiene lugar.

En toda situación educativa las multiplicidades que se dan son tres: educador, educando y saberes. Cada uno porta su identidad, sus múltiples relaciones sociales, barriales, familiares, círculo de amigos; es un cúmulo de combinaciones posibles y segmentaciones.

Al ingresar a la escuela primero se distingue a un individuo, luego un integrante del grado como parte de un grupo y luego se lo incluye como alumno; es lo que está presente en la situación educativa. Y dentro de ella está quien enseña, el docente, que tiene como función garantizar el cumplimiento de la legalidad educativa (Cerletti: 2008). Es decir que su tarea de enseñar , debe alentar a la capacidad de luchar por la libertad, a la creatividad, escuchar, respetar, y dar siempre la posibilidad al otro, tener una mirada diferente hacia el otro, guiarlo, estimularlo, y mantener sobretodo el diálogo.

En cambio educar para Freire (1962), es crear la capacidad de una actitud crítica permanente, actitud que le permita al hombre captar la opresión en que se halla sumido; educar no es transmitir conocimientos hechos o estáticos, es crear una situación pedagógica en la conciencia del mundo que le rodea, a reflexionar sobre él, a descubrir sus posibilidades y reestructurarlo, actuar y modificarlo. El hombre es creador de la cultura por sus relaciones y sus respuestas y es hacedor de la historia. Sustenta una pedagogía donde el sujeto aprenda a través de situaciones que vive y su relación con el contexto. Para él la educación dialógica posibilita el paso a la conciencia crítica. Su propuesta se basa en la praxis y el diálogo entre los seres humanos. A través del lenguaje los hombres accionan, reflexionan e interactúan.

Sin diálogo no hay comunicación.
Su pedagogía se sustenta en un paradigma comunicativo y el medio, es el lenguaje y no el habla, esta es la diferencia con lo que propone el postmodernismo. El diálogo es siempre creador de la realidad transformada, y los sujetos se liberan transformándola.

El diálogo es el puente fundamental para lograr el aprendizaje y el vínculo entre educador y educando se fortalece.

Por lo tanto como critica al Modernismo, puedo decir que el Estado con la idea de educación universal, lo que realmente buscó fue disciplinar, ordenar, subordinar lo irracional al dominio de lo intelectual y voluntario.

Pero claro está que tiene que ver con el contexto en el cual se aplicó. Esta postura disciplinaria es opuesta al pensamiento freireano, porque considera que el control impuesto de esta forma, deshumaniza al hombre, lo convierte en objeto, y para él la liberación es primordial y en búsqueda de la racionalidad tiende llegar a la concientización.

Durante el Siglo XIX a la actualidad, la corriente positivista es quien predomina y menciona que para abarcar la realidad social hay que basarse en el conocimiento.

Recordemos que surge en este marco la Ley 1420 propuesta por Sarmiento donde establece una educación gratuita, obligatoria, laica, gradual y universal. Momento donde se piensa desarrollar un proyecto de país hegemónico, donde un grupo social logra imponer al resto de la sociedad un proyecto más abarcador bajo una línea intelectual, cultural, política y un sistema jurídico puesto al servicio de un orden social democrático y progresista.

El positivismo cree que la educación es trasmisora de la cultura, y, el papel del maestro como modelo social, es quien representa la cultura y valores. Al respecto, Nietzsche critica esta postura diciendo que educar a través de modelos es difícil porque el maestro debe romper con las concepciones de la cultura; un buen maestro es aquella persona sincera, serena y firme que pretende mejorarse para sí mismo y no para ser reconocido por los otros. Es decir, ser un sujeto independiente del Estado y de la sociedad. Y un docente debe poder expresar mediante el lenguaje lo que siente o piensa, sino lo hace está coartado, oprimido, diría Freire.

En este período que se busca homogeneizar culturalmente, enseñar por medio de los valores es seguir imponiendo el control sobre los sujetos. Y se enseña disciplina mediante el método de premios y castigos dejando de lado la relación simétrica entre educador – educando cuando la relación es asimétrica. Para Nietzsche, ser un buen maestro, debe renunciar a ser agente socializador y transmisor de la cultura y de esta manera logra la inversión de valores.

Muchas veces hemos, escuchado la frase: “el maestro con el ejemplo enseña”, pero con la postura positivista donde la educación es universal, homogeneizadora, sabemos que no es viable la democracia, ¿cuál es el ejemplo que le da el maestro?, ser autoritario, serio, distante, por supuesto que con esa postura disiento.

Dentro de este margen se habla de homogeneidad de igualdad, buscando equipar a todos los ciudadanos, que todos hagan las mismas cosas. Pero esta forma de escolaridad es neutra, se contraponen al pensamiento de Nietzsche y Freire. Se termina cayendo en una educación bancaria donde el que sabe es el educador y el alumno es un recipiente vacío al que hay que llenar.

Aquí no hay diálogo, no hay vínculo, hay asistencia.
A finales del siglo XIX y principios del XX surge una nueva corriente de pensamiento pedagógico llamada la Escuela Nueva quien le otorga libertad y autonomía al sujeto que aprende. Toma como eje esos conceptos y renueva la concepción con respecto al rol de la educación, acto pedagógico, y el papel de la educación en una sociedad democrática. La libertad y la autonomía funcionan como motores generadores de aprendizaje.

Uno de sus exponentes Rousseau, es quien propone una pedagogía que apunte a mejorar los problemas de la autonomía del sujeto; la emancipación de la sociedad y la formación del hombre como eje del proceso educacional.

Esta corriente hace una crítica a la escuela tradicional y a sus metodologías de enseñanza; ya no se tendía a preparar para la vida sino se apunta a enseñar principios fundamentales para la vida misma, como: actividad, libertad, vitalidad, individualidad y colectividad. Se busca la renovación del rol docente, como de atender a los principios antes detallados, aparece entonces, la concepción de la filosofía de la educación de John Dewey. Este último ha intentado construir una filosofía de la educación fundamentada en la experiencia, acercando al niño a vivir y palpar el mundo real. Es la educación por la acción, en contraposición a la educación por instrucción. Hace hincapié a una escuela activa con bases apoyadas en la ciencia y la tecnología; propone un enseñar haciendo; una enseñanza por acción.

Considerando las metodologías tradicionales y el sistema actual, se dice que las escuelas se hallan sometidas al poder de la tradición y de la costumbre no crítica, que presentan las materias y los fines del pasado.

Por todo lo anteriormente dicho, es importante que el maestro incorpore las experiencias para que el niño desarrolle de manera activa su aprendizaje, y aprenda haciendo. Para ello, las experiencias deben ser guiadas por el método científico. Es decir, una educación que apunte a desarrollar un alumno activo, creativo e independiente; y que sea crítico de la realidad. Una buena educación se aplica en el sujeto cuando éste se educa en la experiencia y en la acción (C. Cullen).

Desde esta perspectiva, el rol del maestro seria facilitar un proceso de aprendizaje, que surge de los intereses de los educandos y del interés que provienen de la cotidianeidad. En contraposición al positivismo, ahora se le da importancia al proceso de pensamiento y aprendizaje más que a los resultados.

Políticamente el maestro y el alumno no se encuentran en posición jerárquica, ni mediada únicamente por el conocimiento científico, es decir, se horizontaliza la práctica pedagógica.

Es una relación educador- educando donde se da la educación dialógica como acción comunicativa y esto da lugar a democratizar las relaciones humanas. En esta relación mediada, el alumno es quien debe realizar el proceso de búsqueda, y el maestro es quien favorece esos procesos, le brinda todas las experiencias posibles, es quien lo acerca a la realidad; y el alumno será quien organice, construya su yo individual y social dentro del contexto donde se desarrolla, y esa es la misión de la escuela, el de proveerles las herramientas para tal fin.

La Escuela Nueva, tiende a una educación problematizadora, parte del reconocimiento del otro; el educador y el educando se educan mutuamente mediante el diálogo; se quiebran los argumentos de autoridad; se apunta a la independencia, orienta a la acción, y a la reflexión.

Desde mi perspectiva personal noto en mi ámbito de trabajo que muchos colegas aún utilizan el modelo tradicional; ellos son los que saben, los alumnos no saben, no se interesan. Por lo tanto consideran que no son factibles de ser educados. Naturalizan situaciones de su práctica educativa y los desempeños de sus alumnos. Y sus argumentos, no válidos para mí, son de acuerdo al contexto donde esté inserta la institución y los niños que allí concurren, de esta forma surgen frases como: “el niño no puede aprender porque es carente”, “sólo vienen a comer”, “el día de mañana van a cartonear”, “yo hago lo que puedo” , y en mi opinión, lo único que hacen con este discurso educativo, si lo quieren llamar así, es renunciar a la posibilidad de educación, porque anulan al sujeto de la educación cuando lo sustituyen por el niño carente.

La institución pasó de ser transmisora de la cultura a contenedora. Pero si no hay alumno ya no existe maestro. Hay que desnaturalizar situaciones como estas. Y pensar en conocer a la infancia como “algo otro” (Larrosa). Hay que concebir al otro como sujeto de posibilidad.

¿Qué es la posibilidad?

Es abrir una oportunidad concibiendo al otro como capaz de habitar esa posibilidad, ser un sujeto de posibilidad. Trabajar como educadores desde una intervención político-pedagógica que reinstale la noción de igualdad en los debates y prácticas educativas. Inaugurar la posibilidad de una lógica de la articulación de diferencias sobre la base de un proyecto de inclusión. Aceptar la diversidad, que se hace presente, existe cuando se respeta al otro con todo su bagaje, cultural, religioso, originario, etc.

Todas nuestras acciones están atravesadas por las representaciones que fuimos incorporando a lo largo de nuestra vida en interacción con el mundo social. Esto va incorporado en nuestra vida cotidiana, laboral, social, etc. Una de las representaciones es la idea de igualdad (valor) que a veces se complementa con otra idea o se tensiona: la noción de diversidad que se vivencian en las políticas públicas, educativas, en las relaciones interpersonales y pedagógicas. La historia nos muestra que la noción de “Igualdad” siempre estuvo presente y que no ha habido solo una, sino tantas igualdades como voces que la pronunciaron.

Escuchamos hablar de unicidad (única e irrepetible), universal (común para todos), normalizadora (educar al ciudadano en el proyecto de creación del Estado argentino),
homogeneización cultural.
Para Ranciére, la igualdad pasa a ser premisa que orienta el reconocimiento de los actores involucrados en el hecho educativo como iguales en inteligencia. Lo importante es pensar la igualdad no como punto de llegada (a modo de equidad que nunca llega) sino como punto de partida. Su a priori. Pensar la igualdad como conjunción de los que nos identifica y lo que nos diferencia en una misma operación. En definitiva, Ranciére alude más allá al contenido de enseñanza, o cualquiera que sea el método que se utiliza lo que determina el éxito en el aprendizaje es la voluntad de enseñar, con la convicción de que el otro aprenderá porque es inteligente y capaz de emanciparse. Emanciparse se refiere a aprender a ser hombres iguales en una sociedad desigual.

Las prácticas de enseñanza recrean el reencuentro del educador con otro (educando), con quien entabla una relación particular, cargada de expectativas, creencias y dan sustento a todo lo que ocurre en ese vínculo.

Para que exista un real aprendizaje es importante el vínculo pedagógico y humano entre educador y educando. Un maestro que no enseña es factor de exclusión social, es responsable directo de negar a sus alumnos lo más importante que la escuela está en condiciones de ofrecerles que es conocimiento (Siede: 45). Todos los seres humanos somos educables, como dice Ranciére, nadie tiene derecho de poner un techo a las posibilidades de otros de soñar, de aprender, etc.

¿Qué pasa en los nuevos escenarios?

En la actualidad notamos que los alumnos se aburren durante las clases, se tornaron algunos pasivos, no responden a las preguntas que le hace el docente, les cuesta relacionarse con los pares, y mucho más con los docentes. El aprendizaje se volvió monótono, obsoleto, fuera de contexto actual, desinteresado. A los docentes consultados sobre esta problemática y la vinculación con sus alumnos, la mayoría comenta que no logran captar su atención, que no se motivan con nada, se distraen con facilidad, no respetan, viven agrediendo a sus compañeros y tampoco logran dialogar con ellos sobre sus necesidades, sus dificultades, su situación de vida.

Y los docentes también toman una posición pasiva, tienden a bajar los brazos, a dar como normal la situación que se palpita en las aulas, naturalizan y lo refuerzan considerando que si no quieren aprender es un problema de los chicos, hay poca tolerancia, se enojan, están mirando el reloj constantemente y viven renegando de la falta de interés por parte de los niños. Pero ellos tampoco demuestran interés por enseñar.

¿Por qué no reflexionar sobre nuestras prácticas? ¿Ya no es hora de hacer los cambios pertinentes?
En el último siglo surgieron nuevas corrientes que casi nadie tuvo en cuenta. Y si hablas de aplicarlas en tu escuela, muchos se resisten al cambio.

Pero son importantes mencionarlas y tener en cuenta que son factibles de hacer por el bien de los niños y de la educación, y también para revalorizar nuestra profesión docente, y trabajar con placer.
Como punto central de mi pensamiento, es la Escuela Nueva y la Pedagogía Libertadora pudiendo también nombrar las pedagogías críticas.

La Escuela Nueva es una escuela activa que surge como reacción contra la escuela tradicional; y esta corriente postula una educación con un nuevo perfil. Una educación para la esperanza, porque bien sabemos que nadie educa para la esperanza, seguimos educando para la competencia, para la calificación, para el mejor alumno, y marginando al que le cuesta, al niño vulnerable. Entonces: ¿Sólo importa los conocimientos formales? Esa pregunta ronda mi cabeza y es lo que me lleva a pensar en alternativas de cambio.

Tradicionalmente se apuntaba a la pasividad de los alumnos, a la superficialidad, y a llenar ese vacío con que el alumno venía, el docente único y capaz de transmitir conocimiento, de ordenar, disciplinar y hacer que los alumnos que transitan por la escuela sean ciudadanos notables y obedientes.

Hoy sabemos que así o allí no hay aprendizaje efectivo que no parta de alguna necesidad o interés del niño, ese interés debe ser considerado el punto de partida de toda educación.
Aunque hago mi crítica, y me apoyo en los pensamientos de la Escuela Nueva y las pedagogía críticas, aún hay docentes que cargan con su trayectoria escolar, su ideología y que les cuesta abrirse al cambio, entonces repiten lo que les enseñaron y lo que aprendieron ellos.

La relación maestro- alumno es muy importante, y se transita una relación de poder-sumisión que se da en la escuela tradicional y conviene pasar a un vínculo marcado por la relación de afecto y camarería, eso enlaza puentes de comunicación y aprendizaje. Un buen vínculo entre educador y educando es el pilar de toda situación educativa y lo que lleva al mejor aprendizaje. El maestro es el auxiliar del libre y espontáneo desarrollo del niño.

La autodisciplina es un elemento que incorpora en esta nueva relación, el maestro cede el poder a sus alumnos para colocarlos en posición funcional de autogobierno que los lleve a comprender la necesidad de elaborar y observar reglas.

¿Cuál es la función del educador?

La función primordial del docente, siguiendo con las corrientes que se vienen describiendo, es descubrir las necesidades e intereses de sus alumnos y los objetos que son capaces de satisfacerlos. Hacer penetrar la escuela plenamente en la vida; la naturaleza, la vida del mundo, los hombres, los acontecimientos serán los nuevos contenidos. Quienes forjaron esta mirada fueron: Montessori, Pestalozzi, Rousseau, Dewey, Piaget entre otros.

Intentamos educar alumnos libres en una sociedad que exige obediencia y apego a la tradición. “Aquí está la paradoja de la escuela”. En la escuela intentamos cambiar las canciones al izar y arriar la bandera, y cuesta que los docentes acepten, los chicos quieren cantar o al menos escuchar y aprender nuevas canciones.

También implementamos nuevas formas de relacionarnos con grupos diferentes, sacándolos de las aulas, y rotando los maestros, brindando talleres, algunos pautados por el docente y otros a elección de los educandos. Pero no todos los docentes se prendieron en este cambio. Todavía consideran a su grupo como suyo y no lo sueltan, siguen con la metodología tradicional, bancos ubicados en filas, alumnos quietos y copistas de actividades. Eso sí sus aulas son muy silenciosas, en cambio en las nuestras hay alumnos por doquier, agrupados, sentados rodeando las mesas, o en rondas en el piso, leyendo, creando, opinando, riendo e intercambiando lo que van aprendiendo.

Otros, implementamos cambiar las mesas en las aulas, poniendo mesas grandes tal cual si fuese una casa, donde entran entre cuatro y seis chicos; pueden trabajar en equipo con actividades diferenciadas, opinar, debatir, incluir lo que crean conveniente en el trabajo que están llevando a cabo.

El docente guía, se centra en las posibilidades humanas de creatividad y libertad; buscamos como objetivo el descubrimiento, la interacción y la transformación social para llevarlos al proceso de concientización (pedagogía libertadora- Freire).
Vínculo educativo: ¿Cómo influye el vínculo entre educador y educando en la situación educativa?

A lo largo de este escrito se ha mencionado la importancia que tienen las concepciones del docente en relación al sujeto con el cual se vincula en la acción educativa.

Esta forma de acceder, de llegar al alumno, de estar en contacto a diario, dialogar, escucharlos, saber que piensan, saben y buscan, hacen que la situación educativa y el aprendizaje sea significativo. Y que nosotros, los docentes, enseñemos con pasión, con amor, con sentido, con acciones verdaderas, reales.

El vínculo es primordial e influyente positivamente en el aprendizaje del alumno. Siguiendo lo expuesto arriba, y considerando al alumno como un otro.

Es necesario crear en el sujeto de aprendizaje el deseo de aprender, de suponerle unos intereses y capacidades que lo habilitan para ello (Tizio: 2001).

Tenemos que reflexionar sobre nuestras prácticas; los niños son lo más preciados, el presente y el futuro; cada niño que ingresa a la escuela debe ser visto como posibilidad, como potencia. Tener como punto de partida, las siguientes premisas: todo ser humano es educable; discutir cómo y para qué educamos y educarnos, reconocer al otro como igual es permitirle que encuentre lo que viene a buscar, que diga lo que quiere decir, que construya todo lo que se anime a construir.

El vínculo pedagógico no debe ser autoritario, el verdadero maestro es quien asume el papel de mediador entre la sociedad en general y la infantil, buscando que el niño se desarrolle como sujeto activo, actor posible y responsable de los cambios.

Consideraciones finales.

La escuela actual ha perdido el sentido, se han perdido los valores, el respeto por los docentes y hasta algunos han olvidado a los alumnos como sujetos de posibilidad, siendo de suma importancia sostener que el docente es un mediador en la transmisión del conocimiento y debe acercarlos a pensar la realidad desde otro lugar, distinto al que trae y no naturalizarlo. Y si hablamos de igualdad pareciera, como dice Siede que la escuela sirve para todos, pero no a todos por igual, hay contextos desiguales, por lo tanto para alguno les traerá grandes beneficios y para otros no tanto.

La pedagogía fundada en la ética debe tener presente el respeto a la dignidad, a la autonomía del educando; saber escucharlo no significa, diría Freire, concordar con su lectura del mundo o conformarse con ella y asumirla como propia. Es importante el conocimiento y formación profesional del docente, enseñar no es transferir conocimiento, hay que lograr que el educando como sujeto cognoscente comprenda y comunique lo aprendido. La autonomía del educando se refiere, al proceso de construcción basado en el aprendizaje reflexivo, en la toma de decisiones, en la responsabilidad y el esfuerzo.

La escuela tradicional imponía autoritarismo en la relación pedagógica. El trabajar con una relación pedagógica democrática en una sociedad como la que vivimos hoy es difícil, de hecho, aún no aprendimos a vivir democráticamente, pero eso no implica resignarse. Por el contrario, hay que trabajar con mayor responsabilidad y siempre apuntando a lograr lo mejor para uno mismo y para que el otro logre lo mejor de sí mismo. Hay que democratizar la escuela, son palabras de Freire y Gramsci, a las que adhiero, de esa manera podremos integrar, incluir a los nuevos y múltiples sujetos, la diversidad, los otros, lo alternativo, todavía constituyen problemas no resueltos y aún insuficientemente discutidos (Sgró). Nosotros somos los portadores de encarar el problema y empezar a buscar los sentidos de la educación en los nuevos escenarios.

El docente debe ser curioso. Como dice, Freire: (…) No hay práctica docente sin curiosidad, sin incompletud, sin capacidad de intervenir en la realidad, sin capacidad de ser hacedores de la historia siendo, a su vez, hechos por la historia (…), tiene que elaborar una pedagogía crítica y luchar por ella dando instrumentos para que tanto sus alumnos como el mismo docente se asuman como sujetos de la historia, y a la vez, la práctica tiene que estar basada en la solidaridad.

La educación ha de concebirse como un movimiento, un acompañar, un acto nunca acabado que consiste en hacer sitio al que llega y ofrecerle los medios para ocuparlo. Coincido con Meirieu: “el enseñante es siempre un pasador, un mediador a una cultura sin la cual el que llega vagaría en una búsqueda desesperada de sus orígenes, de palabras con que pensar sus emociones y cuidar sus heridas, de herramientas para entender el mundo y dar sentido a los hechos con que topa, de conceptos para acceder a la comprensión de lo que ocurre a sus semejantes”.

Por todo lo expuesto hasta aquí considero que hay que hacer cambios profundos. Porque si no, la forma en que la escuela viene enseñando, genera repetición, fastidio, estrés, agobio y los alumnos no comprenden nada. Comprender es crear, establecer relaciones, crear nuevos conocimientos. Si no se disfruta del aprendizaje, no hay auténtico aprendizaje.

Hoy los chicos encuentran el conocimiento en los libros, las bibliotecas virtuales, se actualizan y cambias constantemente. En cambio, la escuela está desactualizada. De este modo la escuela silencia.
Los chicos desde que nacen, lo hacen con capacidad de crear, son creativos por naturaleza, son curiosos.

La tarea educadora debe aprovechar esta posibilidad y mostrarles misterios, situaciones de la naturaleza misma, lograr que el educando se sorprenda ante algo. Ser una escuela activa, donde el niño produzca, reproduzca.

Si generamos intereses lograremos evitar que los niños fracasen en cualquier nivel del sistema educativo.

Me tiento a pensar en una educación no formal que complemente a la formal, a lo “normal”. Ser un docente abierto al cambio, a dar oportunidades, a ser guía, observador y no ser un obstáculo en el aprendizaje del educando. Para ello debemos cambiar la mirada hacia los otros y luchar contra nuestra propia historia personal, nuestra carga y trayectoria escolar, ya que venimos de una educación disciplinadora, represiva, donde el sentir y decir lo que uno pensaba no se tomaba en cuenta. Tenemos que mirar al otro y descubrir su propio ser, es un camino de autoconocimiento y en autodesarrollo.

Considero como utópico, pero no imposible, crear una escuela abierta, activa, viva, teniendo en cuenta las expectativas tanto del docente como del alumno, libre, solidaria.

Tenemos que adecuar la pedagogía al momento cultural, al grupo de niños y docentes; repensar nuestras prácticas y postular al cambio.

“Ser maestro es tener ganas de jugar, abrazar, de dar lo mejor a los chicos, estar en contacto con la vida misma, es dar y recibir alegría; y si educamos con el ejemplo, que sea este”.
La “alternatividad” es una educación orientada al aprendizaje en conjunto en y para la vida. Eso quiero lograr con el apoyo de algunos colegas y la directora de la escuela.
“Si en educación no eres feliz, entonces no estás educando”.

Verónica Noemí Aranguez

Bibliografía

Bourdieu, P. Passeron. C: escuela y reproducción. Teoría de la violencia y el poder.
Dewey, J: democracia y educación. Capítulo 1 y 2. 1963
Dussel, I: La escuela y la igualdad: renovar la apuesta. Revista el Monitor.
Freire, P: Pedagogía del oprimido. Capítulo 1, 2. 1970
Gramsci, A: La alternativa pedagógica. Capítulo 1- pedagogía y política.
Martinis, P: Educación, pobreza e igualdad: del niño carente al sujeto de la educación. En igualdad y educación. Escrituras entre (dos) orillas. Del estante editorial. Buenos Aires. 2006
Meirieu, P: Frankenstein educador. Barcelona. Laertes.1998
Palacios, Jesús: La cuestión escolar. Críticas y alternativas. Editorial. Laia Barcelona. 1997
Puiggrós, A: Sujetos, disciplina y currículum, tomo 1 y 2. Capítulo 1. Recaudos metodológicos. 1991
Siede, I: iguales y diferentes en la vid ay en la escuela. 2007

Deja un comentario.

Aprendizaje invertido.


Estudiar en una universidad es todo un privilegio. Lo es, por muchos motivos: alto costo, implica sacrificio, inversión de mucho tiempo, privaciones de otras cosas etc.
Por lo tanto estudiar y aprender debería ser el objetivo principal y también optimizar todo el tiempo disponible del profesor o profesora y sacarle el provecho para mayor rendimiento en las aulas presenciales.

El aprendizaje es un acto constante y continuo. Si estás desayunando y mirando tu celular de seguro algo vas a aprender en ese instante. Si estás en una red social y si tu grupo es interesante también aprenderás mucho.

Muchas veces al profesor o profesora no le alcanza el tiempo suficiente para significar o profundizar algún tema. O a, algún alumno no le ha quedado claro algunos puntos del programa desarrollados en esos momentos.

Es por eso que docentes e investigadores de todo el mundo están implementando un nuevo e interesante método llamado aprendizaje invertido.

¿Qué es el aprendizaje invertido?

Es un enfoque pedagógico en el que la instrucción directa se realiza fuera del aula para desarrollar actividades de aprendizaje significativo y personalizado. Este estilo de aprendizaje transforma la dinámica de la instrucción desarrollando sus actividades en ambientes interactivos centrados en el estudiante.

Este método se originó para realizar un soporte paralelo a la pedagogía tradicional. Y se diferencia de la misma en que el aprendizaje es más personalizado intensificando y reforzando los contenidos más importante de la cátedra.

Utiliza elementos pedagógicos modernos como ser los teléfonos móviles smartfones ( teléfonos inteligentes), computadoras portátiles o notebooks, o computadoras de escritorios con disponibilidad de cámaras para realizar videos.

Los alumnos pueden ver estos materiales cuando los mismos dispongan de tiempo y las veces que ellos quisieran para reforzar sus aprendizajes.
Los impulsores de este método moderno de enseñanza-aprendizaje han sido Jonathan Bergmann y Aaron Sams, este sistema se aplica no sólo en las universidades sino también en la primaria y Secundaria.
*js.

Deja un comentario.

Dejar todo para después no es tan malo.


Estoy seguro que muchas personas, entre ellas tú que estás leyendo estas líneas y yo que las estoy escribiendo, tenemos la “mala costumbre de dejar todo para después”.

Dejar todo para después no es tan malo, (desde mi punto de vista) por supuesto no se aplica para todas las actividades. Más abajo me explicaré mejor y al final del post lo debatimos todos juntos. ¿Qué te parece?

Desde niño siempre te dijeron que ser organizado, y disciplinado es fundamental en la vida para ser una persona ejemplar o exitosa. Está genial, yo también siempre lo hice (aunque en mi persona no haya funcionado bien del todo) pero, de igual modo, hasta ahora siempre aconsejo de la misma forma a mis hijos y amigos. La idea que traigo ahora es que, toda cosa tiene su lugar, su tiempo y su espacio.

Recomiendo dividir nuestras actividades en dos grupos grandes: cosas cotidianas-sencillas y las más complicadas.

Actividades cotidianas, son impostergables.

Las cosas sencillas y cotidianas como: lavar los platos, limpiar la casa, lavar las ropas, sacar la basura, limpiar el jardín etc. Son las cosas que más procrastinamos, lo aplazamos para más tarde, casi siempre.

Estas actividades, en lo posible hay que hacerlas en el momento, al instante. Hay que saltar de la mesa, dirigirte a la pileta de lavaplatos y lavarlos. Son impostergables por las circunstancias dadas, porque el momento te lo exige, hay motivos que te obligan, te compelen a hacerlas, como sacar la basura, y pagar los impuestos, por obvias razones.

Las causas por las cuales estas actividades las dejamos para más tarde.

Las múltiples distracciones que tenemos en nuestras vidas: celular, internet, tv, son algunos de los elementos distractores, y son las causas principales por las que dejamos nuestras actividades diarias para más tarde.

Muchas veces lo que más cuesta es comenzar, y a veces cuando comenzamos ya no lo queremos soltar. Es así ¿no?
En estas actividades nuestro mayor enemigo es nuestra mente, que nos está diciendo constantemente: “no cortes el pasto ahora, es sábado de tarde, sigue durmiendo, eso puede esperar” Y caemos en esta tentación de seguir durmiendo.

Recomiendo NO hacer caso al dictado del cerebro por medio de la mente, y saltar a tomar la máquina de cortar el césped. Y manos a la obra.
Hacer una lista o calendario con horarios de actividades diarios, también sirven de mucha ayuda, recordatorios en los celulares, o pegatinas en las heladeras. Hacer que las cosas funcionen en forma automáticas. Qué lindo sería.

Las cosas más complicadas.

Dejar todo para después no es tan malo. Las actividades que demandan mayores esfuerzos mentales y físicos, requieren a veces de más tiempo, más espacio de toma de decisiones importantes.

Las cosas que implican mayor esfuerzo o mayor nivel de ejercicio mental y también físico como: terminar la novela que estas escribiendo, avanzar en un proyecto que tiene fecha límite, progresar o terminar una tesis, decidirte por tal o cual proyecto de vida tan ansiado.

Y las cosas importantes, con tiempos y espacios más amplios, que por supuesto tienen fechas de caducidad, de vencimiento o de límites, que hay que cumplirlas. En este caso muchas veces nos dejamos llevar por la emociones de miedo, angustia, o hasta desesperación.

En las cosas importantes y difíciles de nuestras vidas como terminar aquel libro, o decidirse de una vez a cambiar de país, o de ciudad, o a decidirse de una vez a invertir en tal o cual negocio.

En éstos ejemplos no podríamos tomar decisiones a la ligera, porque estas cosas tienen su tiempo, y su espacio específico: esperar a estar más inspirados, esperar que la economía mejore para tal o cual mercado de negocios, esperar a resultados que dependen de otros para la ejecución de aquellos otros.

El cerebro no funciona bien bajo presión, necesita estar relajado para poder tomar la decisión correcta, sin apresurarse. Si NO estás inspirado para escribir esa idea concreta en el proyecto que estás trabajando, recomiendo dejarla en reposo unos días, u horas si puedes, o te permiten.

Te recomiendo que te olvides del tema y tomes tu bici y vayas de paseo con ella a la plaza, o a la costa. Y verás que en unos días y sin estar pensando en aquel proyecto, la idea te saltará como en un trampolín. Y dirás: “Siii.. eso es lo que quiero, esa es la idea que me gusta, y nadie lo pensará primero que yo”.

Son sólo algunos ejemplos, sabemos que somos 7 mil millones de personas en la tierra y por nuestros mapas genéticos somos absolutamente diferentes en todo, y tal vez, no todos obtengan el mismo resultado, pero la idea está, es cuestión de probarla.
Ojalá te haya servido este consejo.
Los quiero y seguimos en contacto.
Gracias
*F.j.s.r.

Deja un comentario.

Página 1 de 4

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Facebook