Alzheimer
Es una enfermedad de demencia neurodegenerativa que afecta en forma irreversible algunas áreas de la memoria. Fue descubierta por el psiquiatra alemán Alois Alzheimer en el año 1906 cuando atendía en su consultorio a una paciente de nombre Auguste Deter, una mujer de 51 años de edad cuyo esposo lo trajo al consultorio porque la situación de su esposa empeoró cada vez más. Sufría de alucinaciones, persecuciones e incluso ataques graves y constantes de celotipia injustificada (celos).

¿Cuáles son los síntomas?

La pérdida importante de la memoria, la pérdida de la capacidad de resolver cuestiones diarias que se le presentan, la disfuncionalidad de la capacidad de orientación en tiempo y espacio y otras actividades cognitivas producidas por la muerte de las neuronas y sus conexiones.
Alzheimer2

El área cerebral específica que afecta es el hipocampo, una estructura cerebral ubicada en el sistema límbico que se encarga de establecer los procesos de almacenamiento (memoria) y la actividad específica de aprendizaje, o retención y almacenamiento de nuevos datos en la memoria.

Afecta no sólo a las funciones cognitivas del cerebro, también las que se refieren a los estados emocionales, y la conducta psicosocial de su entorno. Ya que la persona que padece esta enfermedad presenta repentinos cambios de humor, se altera muy fácilmente y es agresivo tanto físico como en forma verbal.

Etiología o causas de la enfermedad.

Es muy importante NO relacionar la vejez normal con la presencia real de la enfermedad del Alzheimer, tampoco se ha podido comprobar las causas genéticas y hereditarias de dicha alteración cerebral, pero sí el deterioro normal o envejecimiento cerebral.

En la franja etaria de personas mayores de 85 años (1 de cada 3) son proclives a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, también podría aparecer en forma temprana antes de los 65 años.

Tratamiento.

Hasta el momento aún no se ha encontrado cura para esta enfermedad. Si bien se procuró por medios de fármacos o test neuropsicológicos retrasar los síntomas, y recomponer de algún modo la conducta del enfermo y mejorar la relación con sus familiares.

Prevenciones.

El ejercicio cognitivo o actividades mentales frecuentes, son muy importantes para reducir o prevenir la aparición de esta enfermedad en personas de la tercera edad.
Se ha comprobado que las personas con un alta actividad intelectual o funcionalidad cerebral constante desarrollada incluso en edades avanzadas han tenido menos porcentaje de desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

También la alimentación sana, el ejercicio semanal por lo menos tres horas en la semana ayuda a prevenir la aparición del Alzheimer.
*F.j.s.r.